MULLEN, Tom: Anthology of Emo – Volume 1

11/02/2018

IMG-2457

A grandes rasgos y sin entrar en muchos más debates, el Emo es, o mejor dicho fue, un estilo de música derivado del hardcore que se caracterizaba por no parecerse en nada al hardcore. Es igual de lógica y de legítima la postura de los que reivindican su existencia, como los que rechazan haber pertenecido alguna vez a este movimiento. Y esta es en realidad la idea que sobrevuela en las diez entrevistas que conforman este libro.

Editado en el formato siempre menospreciado por los medios españoles de pregunta respuesta -es decir, sin que el/la periodista/autora tenga posibilidad de divagar sobre lo que ha dicho o no la persona entrevistada-, tan propio de los fanzines especializados de principios de los años dos mil como el Punk Planet o Skyscraper, la selección de los protagonistas se entiende y se celebra, porque no es frecuente encontrarse con declaraciones de aquellos que vivieron una de las últimas épocas doradas de la música independiente norteamericana, que tanta repercusión tuvo en Europa y en Japón: miembros de The Promise Ring, Texas is the Reason, The Van Pelt, American Football o The Get Up Kids, hablan en primera persona de un período iniciático de su formación como músicos post-adolescentes, de sus bandas, del pasado y de los recuerdos. Sin intención de destacar una entrevista por encima de las demás, quizás las declaraciones de Blair Shehan, cantante de Knpsack y de The Jealous Sound (entre otras formaciones), destacan por absoluta falta de ambición, su particular manera de contar su historia y la sensación de que Blair podría ser ese mejor amigo que nunca conociste.

Existen dos problemas evidentes al adentrarnos en Anthology of Emo, Volume 1: el primero, que Tom Mullen, el editor y en el 95% de las ocasiones el encargado de hacer las preguntas, no es periodista. Es un fan del género, un aficionado premium que rinde pleitesía a los entrevistados (todos hombres con la honrosa excepción de Caithlin De Marrais, de Rainer Maria), les ríe las gracias, les da la razón y los masajea en unas entrevistas nada comprometedoras; el segundo, que este libro es una transcripción de entrevistas seleccionadas que fueron emitidas entre los años 2012 a 2016 en el podcast Washed Up Emo (todavía activo) y, como sucede con todas las transcripciones, lo se gana en fidelidad se pierde en naturalidad. Estas dos circunstancias hacen de este libro un artefacto únicamente dirigido a fans del género, conocedores de los artistas que hablan en él, sus bandas, y la época concreta a la que se refieren. Quizás Mullen no pretendía otra cosa que celebrar la escena a la que perteneció cuando era un adolescente y que ahora vuelve a estar de moda gracias a las giras de reunión y, en parte, a que gente como él y como yo jamás hemos dejado de hablar de ello, pero al terminar la página 381 y última, uno se queda con la sensación de que se ha perdido una oportunidad de contar algo más sobre unos grupos vibrantes, unos artistas entregados al apostolado sin esperar nada a cambio y unas canciones que, a la larga, se agarraron a nuestro corazón con mucha más fuerza de la que imaginamos cuando las escuchamos por primera vez.

Puedes comprar Anthology of Emo – Volume 1 aquí.

Christie Front Drive Band

Foto: Christie Front Drive